El yosef bíblico y el Yosef histórico

Entonces tú dirás ante el Eterno tu D-s: “Un arameo errante era mi padre, y bajó a Egipto y habitó allí con poca gente, hasta que el pueblo se engrandeció  y tornóse poderoso. Pero los egipcios nos maltrataron y nos impusieron trabajos forzados. Y cuando clamamos al Eterno, D-s de nuestros padres, Él escucho nuestra voz y reparó en nuestra aflicción, en nuestra desgracia y en nuestra opresión. Y el Eterno nos sacó de Egipto con mano poderosa y brazo extendido, con terribles señales y prodigios sin par, para traernos a este lugar, una tierra que mana leche y miel que puso a nuestra disposición.” [Devarím 26:5-9]

 Divinización de ImhotepYosef en el Antiguo Egipto

En el Antiguo Egipto, un gran hombre en todos los aspectos, Imhotep, alcanzó la fama mundial, equivalente a la de Albert Einstein en el campo científico en nuestros días. Imhotep revoluciono la historia de su país, entonces primera potencia mundial, su popularidad traspasó fronteras, alcanzando amplia repercusión en el pensamiento de su tiempo. De Imhotep, cuyo nombre significa “El que viene en paz” se sabe que fue astrónomo, el primer arquitecto e ingeniero conocido de la historia, y se cree que fue el primero en utilizar columnas en la arquitectura, también fue quien diseñó la primera pirámide escalonada de Saqqara. Imhotep es considerado el fundador de la medicina y cirugía como disciplina técnico-científica. Él recomendaba el uso de opiáceos como anestésicos; el papiro de Edwin Smith  [2] describe sus observaciones anatómicas, diagnóstico, tratamiento y pronóstico de numerosas heridas con todo detalle. Sus tratamientos son racionales. Imhotep, citado en el Canto del Arpista [3], es considerado el primer científico en Egipto. Tenía amplios conocimientos de cálculo y geometría.

 Los títulos honoríficos atribuidos a Imhotep fueron: Tesorero del rey del Bajo Egipto. Primero después del rey del Alto Egipto. Administrador del Gran Palacio. Señor hereditario. Sumo Sacerdote de Heliópolis. Constructor, escultor, hacedor de vasijas de piedra. [Inscripción en la base de la estatua de Dveser (Zoser) hallada en Saqqara.

Durante siglos, los egipcios consideraron a Imhotep como el dios de la medicina y la sabiduría, su culto principal estaba en Menfis, fue venerado en Tebas, Fiel, Deir el-Medina. Los griegos lo conocieron posteriormente con el nombre de Imutes, y le asimilaron a su dios Asclepio, el Esculapio romano. [4]

Imhetop, vice faraón del Faraón Djoser, vivió 110 años, fue el gran arquitecto que construyó silos para almacenar cereales durante los 7 años de abundancia, y que supo alimentar al pueblo de Egipto y otras naciones durante la gran hambruna que ocurrió a causa de la gran sequía del Nilo; fue conocido como “interpretador de sueños”, instituyó un impuesto sobre la renta del 20 por ciento, casado con la hija del sacerdote de On. Supervisor de todas las obras públicas que se realizaron en su época. . Fue uno de doce hermanos.

 El historiador y egiptólogo Emmet Sweeny explica que [5]: Una de las ambiciones de los cristianos europeos ha sido verificar la Biblia. A partir de Eusebio, en el siglo IV de la EC, los escritores cristianos trataron de contrastar la historia de Mesopotamia y Egipto para responder a los ataques de aquellos que vieron la Biblia como fábula o propaganda. Manetón construyó una cronología de Egipto sobre la base de escalas de tiempo bíblico, basándose en el sistema cronológico de Eusebio.

A partir del año 1812 se tradujeron los jeroglíficos, y se esperaba que la arqueología egipcia confirmara la historia bíblica. Esas esperanzas se desvanecieron pronto. La narrativa egipcia era muy silenciosa sobre sus vecinos cercanos.

Los investigadores abandonaron la idea de contrastar  el relato bíblico y se elaboraron teorías en las que se referían a “sagas y leyendas” hebreas, o bien se consideró que el relato bíblico se circunscribía a hechos muy locales. Se llegó a la conclusión que era poco científico, y de lunáticos, el buscar pruebas de la Torá, sobre todo de Bereshit.

Pero ha habido disidentes sobre esta corriente actual, y uno de ellos es Immanuel Velikovsky, [6] también se encontraron objetos que confirman los hechos en Sodoma y Gomorra.

Velikovsky sostuvo que el Éxodo repercutió directamente en Egipto, siendo un hito importante en la historia del país de los faraones. Se ha demostrado de manera convincente que este evento fue registrado por los egipcios. Velikovsky consideró que se había trabajado con una cronología errónea y arbitraría, y que la historia de Israel y Egipto se entrelazan desde el principio, y la asociación establecida luego continuó sin interrupción durante siglos. Se vinculó Abraham a Menes, y se presenta un punto de vista totalmente nuevo e inesperado. Las piezas de las historias de Israel y Egipto encajan como piezas de un rompecabezas. La tradición egipcia nos dice que dos siglos después de Menes [Abraham] vivió un gran faraón, llamado Dzoser (el Sabio), cuyo visir era Imhotep, considerado el más grande de todos los sabios de Egipto. Hubo una gran hambruna e Imhotep tuvo la clave en un sueño de cómo resolver la crisis.

Los historiadores han sido conscientes de las semejanzas sorprendentes entre Imhotep y Yosef, pero debido al uso de una cronología errónea algunos expertos habían  considerado que los israelitas se habían apropiado la historia egipcia.

Los relatos que se conservan en inscripciones talladas en piedra en Asuán y en papiros son muy parecidos al texto bíblico:

“Yo estaba en peligro en el Gran Trono, y los que están en el palacio estaban en aflicción de corazón por un gran mal, ya que el Nilo no había llegado en el tiempo por espacio de siete años. El grano era escaso, los frutos se secaron, y todo lo que comen se corta”

El egiptólogo israelí Yahuda ha analizado los textos de Bereshit y ha encontrado que hay una sobreabundancia de términos, frases, metáforas  y expresiones egipcias en el relato bíblico sobre Yosef.  Tal es el parecido con la fraseología de Egipto y sus costumbres, que algunos estudiosos consideran ahora estos capítulos de Bereshit sobre la base de un registro egipcio.

[Recordemos que Moshé nació en Egipto, este registro egipcio  invalida la teoría quela Toráno fue escrita por Moshé, sino siglos mucho más tarde por algunos cohanim fuera de Egipto y sin relación con la lengua egipcia].

En los últimos años, el historiador inglés Tom Chetwynd ha revivido el debate insistiendo fuertemente en la identificación entre Imhotep y Yosef, y ha afirmado que independientemente de la aparente diferencia cronológica, es tan poderosa la evidencia que los dos hombres, Imhotep y Yosef, son la misma persona.

 Divinización y reinterpretación de la historia en todos los pueblos, excepto Israel

Imhotep/Yosef fue divinizado por los egipcios, griegos y romanos, en sus épocas de esplendor imperial respectivamente, ¡  no es el único israelita que ha sido divinizado por gentes no judías !

En los estudios de mitología fundacional comparada se encuentra el mismo patrón tanto en occidente como en oriente: los pueblos, y sus elites, reinterpretan la historia y afirman que su genealogía ha sido establecida, en exclusiva, por dioses o héroes míticos aquí en la tierra. Cada pueblo en general, y su elite en particular, se sienten enlazados biológicamente con el linaje de los mismos dioses, y se describen a si mismos como semidivinos, y sus ancestros  son encarnaciones de dioses. Muchos gobernantes posteriormente se erigirán en dioses, y serán divinizados por sus descendientes y el pueblo.

 

La Torá y la génesis de la humanidad

La Toráno da preeminencia a un pueblo sobre otro. Adam y Java son los padres de la humanidad, ambos tienen relación directa con D-s. Tanto Caín como Abel pueden establecer la misma relación con el Eterno. La relación con D-s depende de cada hombre. No es D-s quien se comunica con uno en detrimento del resto. No existe la exclusividad de la relación de la divinidad de un grupo en determinado.  Es el hombre el que rompe el vínculo con D-s.

 La epopeya del nacimiento de Am Israel

Am Israel, que llevala Toráa la humanidad, es consciente de su origen de esclavos en Egipto. La gloriosa epopeya de su nacimiento como nación es la liberación de un pueblo esclavizado por el imperio de la época, Egipto. En ningún momento las elites de Israel, Moshé, Aarón, los leviím y los cohaním, se apropiarán del esplendor de Yosef/Imhotep, ni lo elevarán a divinidad a pesar de su sabiduría y preeminencia en Egipto. Yosef, será considerado uno de los doce hijos del patriarca Jacob, Am Israel no “necesitará” creerse un pueblo de semidioses para asegurar su estatus fundacional. Sólo es D-s el que asegura la existencia y pervivencia de Israel.

 Todos los pueblos de la humanidad, a lo largo de la historia, la reinterpretan y se apropian de aquello que les conviene para consolidar su identidad y asegurar los privilegios de sus elites. Todos, excepto, Israel. Los israelitas no pensarán proceder de dioses o semidioses, sino que creerán ser hermanos de toda la humanidad.

Israel tomará conciencia de su nacimiento como pueblo liberado de la esclavitud.

 El merito de la liberación es atribuido única y exclusivamente a D-s

Los dirigentes de Am Israel podían haberse atribuido el merito de la liberación, o compartirlo con el pueblo, invocando inteligencia, astucia, fuerza, potencia, u otras cualidades, como han hecho todos los pueblos de la humanidad en aquellos eventos en los que han salido victoriosos. Pero Am Israel creyó en la trascendencia de su misión, la de ser un Pueblo peculiar consagrado al Eterno y para observar los mandamientos que el Eterno nos dio. [Devarím 26:18]

Los líderes de Am Israel, así como el mismo pueblo, reconocieron que todo el poder procede y emana del Eterno, y que fue D-s quien viendo nuestra opresión, nuestro agobio y nuestro aprieto nos sacó de Egipto, tras haberle clamado a Él. [Devarím 26:6-7] Para evitar que con el paso del tiempo, pudiéramos olvidarnos, todo esto tendrá que ser recordado con la ofrenda de las primicias, para impedir caer en la autocomplacencia y la vanagloria que ha engreído a todos las naciones y líderes de la humanidad.

 Un Pueblo y una Tierra

La tierra de Israel es la heredad para Am Israel, y el Eterno nos recuerda constantemente que Am Israel tiene que poseer y asentarse en ella. [Devarím 26:1,9]

Am Israel no tiene derecho a otras tierras, en otros continentes, pero si a un Israel shlemá, un Israel completo. Él nos observa desde Su Sagrada Morada, desde los cielos, y bendice a Su Pueblo, a Israel, y a la tierra que nos ha dado; así como lo prometió  a nuestros patriarcas: tierra que fluye leche y miel. [Devarím 26:15]

 

NOTAS 

 [2] http://en.wikipedia.org/wiki/Edwin_Smith_papyrus

[3] http://www.historel.net/imhotep/imhoeng02.htm

[4] http://en.wikipedia.org/wiki/Imhotep

http://www.bbc.co.uk/history/historic_figures/imhotep.shtml

http://www.youtube.com/watch?v=PgAAsnNISEE&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=IVeHZ37DwoE&feature=related

http://rationalwiki.org/wiki/Joseph_was_Imhotep

http://www.christianmediaresearch.com/cmc-47.html

[5] http://www.emmetsweeney.net/

[6] http://en.wikipedia.org/wiki/Immanuel_Velikovsky

http://mrkeith.org/linkipuwer.htm

THE GENESIS OF ISRAELAND EGYPT
By Emmet Sweeny, 2001 (2nd ed.)                                              http://www.emmetsweeney.net/                                                         http://s8int.com/joseph.html                    http://en.wikipedia.org/wiki/Immanuel_Velikovsky

Anuncios

Un comentario en “El yosef bíblico y el Yosef histórico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s