La paz, ideal del judáismo

La paz, ideal del judáismo

El ideal del judaísmo, repetido constantemente por los profetas de Israel, es la paz [1]

La paz es una bendición que procede única y exclusivamente del Eterno, “el Eterno dará fuerza a Su pueblo. El Eterno bendecirá a Su pueblo con la paz” [Tehilim 29:11]. [2]

Hay religiones que declaran que su ideal es “ofrecer la otra mejilla” y la historia nos muestra como sus fieles se han asesinado entre ellos en su nombre, y que infinidad de veces ellos  han empezado a agredir mortalmente a los que no comparten su fe, y que cuando ellos son golpeados, no sólo no ofrecen la otra mejilla, sino que apalean y aporrean al enemigo en ambas mejillas y en todo el cuerpo [3]; u otras religiones cuyo ideal es la magullar a todo ser humano hasta que cambie a su religión, reconozca que su profeta es el “sello de los profetas”, y adore a su divinidad [4]; en el primer caso, si se cumpliera su pretendido ideal de “ofrecer la otra mejilla”, sería inviable al desaparecer los que sustentan ese ideal, y en el segundo caso, el ideal es la guerra, la guerra y no la paz es el ideal.

A diferencia de estas religiones, el judaísmo establece pautas de conducta y normas éticas en todos los actos de la vida del ser humano, y también en los que por desgracia y por necesidad se tiene que salir a la guerra. [5]

 El judío debe mantener un comportamiento moral en un mundo inmoral, incluso cuando está en un ambiente de inmoralidad, el judío tiene que mantener un código ético: “Cuando emprendieres la guerra contra tus adversarios, te habrás de cuidar de toda cosa mala.” [6]

 El odio contra Israel, no por cómo es, sino porque es

En la larga historia del antisemitismo se  ha destacado entre todos los antisemitas Amalek por su odio gratuito, brutalidad y crueldad. Amalek, en el camino justo al salir de Egipto  nos sorprendió en Refidim y aniquiló a todos los débiles en nuestra retaguardia cuando estábamos cansados y extenuados. Amalek no temió, ni teme al Eterno. [Devarím 25:17-18] Amalek perdura en cada época, porque alzó la mano contra D-s, por lo que habrá guerra del Eterno contra Amalek a través de las generaciones. [Shemot 17:16].

La obsesión contra el pueblo judío ha sido una constante en la historia de la humanidad desde el mismo nacimiento del judaísmo.

Muchos yehudim han pensado que con el progreso cultural, con el avance de la civilización y de la tecnología, con la globalización, en las naciones, y que con la asimilación de los judíos entre los otros pueblos, se frenaría y desaparecería el antisemitismo.

A pesar del avance cultural, científico, tecnológico, económico, social, y  la asimilación no se ha frenado ni evitado el odio contra Israel. Ayer era contra el judío, hoy es contra el judío de las naciones, Israel.

El odio de Amalek contra Israel no se debe a causas racionales, ni emocionales, ni tiene explicación lógica. No es un odio por cómo Israel, sino porque Israel es, porque Israel existe.

Shmuel le pidió al primer rey que tuvo Israel, Shaul, benjamita, que destruyera completamente a Amalek [1 Shmuel 15:2-8], pero Shaul tomó vivo a Agag, el rey de los amalecitas.  Paradójicamente, el que se vanagloriaba de haber empuñado el arma para matar al rey Shaul herido por los arqueros filisteos, fue un amalecita. [2 Shmuel 1:1-16]

Un descendiente a Agag, el rey de Amalek, será Hamán agagueo, que fue encumbrado por Ajashverosh sobre todos los príncipes de Persia y Media. [Ester 3:1]

 En cada generación tenemos los amalecitas que hacen guerra contra Israel

Todos los pueblos que han sido conquistados han cambiado paulatinamente sus religiones, han adaptado sus dioses, credos, ideologías, sus creencias a los nuevos tiempos.

Israel es el único pueblo que generación tras generación permanece en su fe al Eterno, a pesar del sufrido prolongado exilio forzoso, persecuciones,  pogromos, Inquisición, autos de fe, conversiones forzadas, masacres, Holocausto que han dejado a Am Israel diezmado.  [7]

 Según la opinión de expertos demográficos, el Pueblo Judío contaría ahora con unos doscientos cincuenta millones de judíos si no fuera por Amalek.

Israel ha sido ocupado por múltiples pueblos, Am Israel ha sido dispersado por múltiples naciones, ha sido masacrado por seguidores de otras religiones, por naciones, pueblos, y a pesar de todos los pesares, Am Israel vive.

El odio, la xenofobia contra diferentes grupos étnicos o religiosos ha desaparecido con el tiempo, normalmente en unas pocas generaciones, con la asimilación de los sometidos a los poderosos.

 A lo largo de la historia, los pueblos han guerreado, despreciado, esclavizado y maltratado a otros pueblos. Muchos de los actuales pueblos proceden de la fusión y asimilación de antiguos pueblos que guerrearon entre si, que se odiaron, pero que con el tiempo dejaron de odiarse. La cadena del odio se rompe, se generan otros odios y guerras entre otros pueblos, pero no permanece la obsesión ni la fijación de guerrear contra un mismo pueblo. No hay odios eternos. Excepto contra Israel.

En la historia de la humanidad no existe un odio fijo de una nación contra otra, que se mantenga y perdure de generación en generación, por los siglos de los siglos. Todo el odio de un pueblo contra otro desaparece con el tiempo. No hay un odio eterno. Sólo hay una excepción: Amalek contra Israel.

Contra toda lógica humana y exceptuando la norma histórica del devenir de todas las naciones,  sólo es constante el odio de Amalek hacia Israel. Amalek persevera en su odio contra Israel desde el mismo nacimiento de Am Israel, y durante todos estos milenios no ha disminuido.

 Amalek perdura en cada época, porque alzó la mano contra D-s, por lo que habrá guerra del Eterno contra Amalek a través de las generaciones. [Shemot 17:16]

 A pesar de haber más experiencia histórica y social, de mejorar las condiciones de vida de cada vez mayor número de seres humanos, y de los imparables avances científico-tecnológicos, y de  saber que la guerra es un desastre, y del peligro de las nuevas armas,  el odio de Amalek contra Israel perdura.

Todavía viven supervivientes del Holocausto nazi, cometido por el Amalek alemán, cuando se alza otro Amalek en Irán [Irán significa “la tierra de los  arios”] que pide destruir Israel, el judío de las naciones.

El odio de Amalek contra Am Israel no obedece a la ignorancia o incultura, ni tiene motivos económicos, religiosos, políticos, ni territoriales.

A lo largo de las décadas, la intensidad del antisemitismo ha oscilado, ha sufrido altibajos, pero se mantiene constante el odio antisemita, y en cada generación aparece Amalek, que guerrea contra Israel. Rabí Simón bar Iojai dijo: “Es una ley (halajá) que Esav odie a Yaakov” [Bereshit Rabá citado en Rashí sobre Bereshit 33:4]

Israel es la oveja que sobrevive entre setenta lobos Dijo Adriano a Yehoshua: ¡Qué grande es la oveja que sobrevive entre setenta lobos! Respondióle Yehoshua: ¡Qué grande es el pastor que la cuida! (Midrash Tanjuma, Toledot 5)

 ¿Es útil la asimilación para evitar el antisemitismo?

Hubo, y hay, judíos que han creído que el judaísmo tenía su parte de responsabilidad en el rechazo que sufría por parte de los gentiles, ya que estos habían  evolucionado” y reformado y el judaísmo era una religión “anquilosada” en el pasado y mantenía costumbres difíciles de ser aceptadas por mentes abiertas y racionales, por lo que se tenía que reformar, reconvertir, adaptar y asimilar, para hacerla aceptable a los no-judíos, pensando que esto disolvería y/o frenaría el antisemitismo. Esta teoría ha fracasado. Fue en Alemania, cuna del judaísmo reformista, el lugar en que Amalek se alzó con más fuerza y brutalidad sanguinaria. Aquellos que se asimilaron a la sociedad no-judía, y que se alejaron dela Torá, que se casaron con no judíos, mucho más que en toda la historia de nuestro pueblo, fueron aniquilados como el resto de judíos en el Holocausto.

 Muchos años antes de que los nazis subieran al poder, Rabí Meir Simjá Hakohen, en su Meshej Jojmá, aludía a estos hechos, entonces futuros, al comentar el pasuk “Es que ni siquiera por todo eso, cuando estuvieren en tierra ajenas, los desecharé totalmente ni Me dejaré llevar por Mi ira para anular Mi Pacto con ellos, por cuanto Yo soy su D-s, el Eterno.” [Vayicrá 26:44]: El judío se olvidará de su origen y su verdadera identidad y se considerará a sí mismo como un ciudadano ciento por ciento del país donde resida. Abandonará el estudio de la Torá  y se dedicará a estudiar idiomas y culturas que le son foráneas. Preferirá aprender de la persona depravada, en vez de la persona recta. Para él Berlín será la nueva Jerusalem y seguirá el ejemplo de los gentiles más degenerados, no el de los más decentes. No te alegres, oh Israel, no te alboroces como las naciones, no sea que un viento de tormenta amenace con arrancarte de tu tronco para depositarte en un país distante cuya lengua no conoces. Entonces sabrás que eres un extraño.

 El judío que se asimilaba pensaba que evitaría el perpetuo odio de Amalek, el antisemitismo,  pero Amalek se levantó con más brío y asesinó como una bestia sedienta de sangre, embriagada de la sangre de Am Israel,  y también se cumplieron las promesas de Yeshayahu 65:8-9:  Y así dice el Eterno: Como cuando se halla vino en el racimo uno dice: “No lo destruyas, porque está bendecido”, así haré por consideración a Mis siervos, para no destruirlos a todos. Y sacaré de Jacob linaje, y de Judá un heredero de Mis montañas, y Mi elegido las heredará, y Mis siervos vivirán allí.

y  de Yirmiahu 5:18: Pero aun en aquellos días, dice el Eterno, no haré con vosotros exterminio completo.

 ¿Por qué Amalek?

Y acontecerá, cuando dijereis: “¿Por qué ha hecho el Eterno nuestro D-s todo esto con nosotros?” que les responderás: “Del modo como Me habéis abandonado y servido a dioses extraños en vuestra tierra, así serviréis a extraños en una tierra que no es vuestra”. [Yirmiahu 5:19]

 ¿Cómo podemos vencer a Amalek?

Vinieron los amalecitas y combatieron con Israel por primera vez en Refidim, Moshé le dijo a Yehoshúa que eligiera hombres fuertes para luchar por Am Israel y hacerle frente a Amalek. Al día siguiente Moshé permaneció en la cima de la colina con el bastón divino en su mano. Subieron a la montaña Moshé, Aaron y Jur, y cuando alzaba su mano, dominaba Israel, pero cuando abandonaba su mano era Amalek el que llevaba la mejor parte en la lucha. Yehoshua pudo debilitar a los amalecitas a filo de espada al alzar las manos Moshé y ser sostenidas por Aarón y Jur cuando se cansaba [Shemot 17:813]

El bastón de Moshé, explica el Midrash Pirké R Eliécer, folio 40, llevaba grabado el nombre de D-s. El bastón  procedía de Adam, que se lo dio a su hijo Shet, quien se lo transmitió a su sucesor, y pasando de mano en mano en la serie de generaciones le cayó en suerte a Yitró, que lo plantó en su jardín. Allí lo vio Moshé y logró arrancarlo del suelo, algo que nadie había logrado antes.

La tefilá al Eterno de Moshé, al elevar el bastón con el nombre de D-s, es lo que permitió a Yehoshúa debilitar, no vencer totalmente, a los amalecitas.

 Ester, prima del presidente del Gran Sanhedrín Mordejay, de la tribu de Benjamín, tan asimilada que hasta su esposo, el rey Ajashverosh, no sabía que ella era judía.

Hamán, con la indiferencia y beneplácito de Ajashverosh, planeo asesinar a los judíos que vivían en todas las provincias del imperio persa.

Mordejay le advirtió a su prima Ester que no creyera en lo más profundo de su alma que ella había de escapar en la casa del rey más que cualquier otro judío [Ester 4:13] por lo que le pedía que intercediera ante el rey, para evitar la matanza que Hamán,  el descendiente de Amalek planeaba cometer contra Am Israel.

Ester contestó a Mordejay que reuniese a todos los judíos que estaban en Shushán y que ayunasen por ella, sin comer ni beber durante tres días, como lo harían ella y sus doncellas, para interpelar ante el rey, lo que no estaba permitido por la ley. [Ester 4:15-17]. El rey Ajashverosh finalmente permitió que los escribas del rey escribieran que éste había dispuesto que los judíos de cada ciudad de todas sus ciento veintisiete provincias se reunieran para defender sus vidas y aniquilaran a sus enemigos. [Ester 8:7 – 9:5]

 La tefilá y  la teshuvá, es lo que da fuerza a la defensa de Israel para vencer a Amalek.

Cuando el Todopoderosos conceda reposo a Am Israel enla Tierrade Israel, que nos ha concedido en heredad para poseerla, de todos los enemigos de en derredor, tendremos que borrar la mención de Amalek de debajo de los cielos. No lo olvidemos [Devarím 25:19]

 

NOTAS

[1]Tehilim 34:15: Apartaos del mal, y haced el bien. Buscad la paz y perseguidla.

Yeshayahu (Isaías)  9:6: para que el dominio (suyo) se incremente, y de la paz no haya fin sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo, por la justicia y la rectitud, desde ahora y para siempre. El celo del Eterno de los ejércitos hace eso.

Zejaría (Zacarías) 9:10: Y Yo cortaré el carro de guerra de Efráyim, y el caballo de Yerushalayim, y será cortado el arco de batalla, él hablará de paz a las naciones.

Vayicrá: 26:6: Y daré paz a la tierra y os acostaréis sin temores, y haré desaparecer de vuestra tierra los animales dañinos, y no pasará la espada por vuestra tierra.

Vayicrá: 26:3-6: Si en Mis leyes anduviereis y cumpliereis Mis preceptos, os brindaré lluvias a su tiempo y la tierra dará su producto y el árbol del campo dará su fruto, y vuestra trilla se prolongará hasta la vendimia y la vendimia hasta la siembra, y comeréis vuestro pan hasta saciaros, y moraréis con tranquilidad en vuestra tierra. Y daré paz a la tierra y os acostaréis sin temores, y haré desaparecer de vuestra tierra los animales dañinos, y no pasará la espada por vuestra tierra.

[2] Jagai (Hageo) 2:9: La gloria de esta postrera Casa será más grande que la primera, y en este lugar daré la paz, dice el Eterno de los ejércitos”.

[3] Tehilim 28:3: No me arrojes a los inicuos y a los obradores de maldad, que hablan de paz con su prójimo mientras albergan el mal en sus corazones.

[4] Tehilim 35:20: Por cuanto no hablan de paz, sino que traman engaños contra los que viven tranquilos en la tierra

[5]Devarím 21:10: Cuando salieres a la guerra, contra tus adversarios, y te lo entregare Ado-nai tu D-s, en tu mano, y capturares a su cautivo.

[6] Tehilim 34:15: Apartaos del mal, y haced el bien. Buscad la paz y perseguidla.

Devarím 23:10: Cuando emprendieres la guerra contra tus adversarios, te habrás de cuidar de toda cosa mala.

Mishlei 3:3-7: No te abandonen la bondad y la paz. Átalas en torno a tu cuello. Escríbelas sobre la tabla de tu corazón. De tal modo, hallarás gracia y favor ante la vista de D-s y del hombre. Confía en el Eterno con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos ten presente a D-s, y Él dirigirá tus sendas. No seas sabio ante tus propios ojos. Teme al Eter

[7] Devarím 4:27: Y el eterno os esparcirá entre los pueblos y seréis muy pocos en número entre los pueblos adonde os conducirá el Eterno.

Vayicrá 26:38: Y pereceréis a montones entre los pueblos y las tierras de vuestros enemigos os tragarán.

Devarím 28:62: Y tu número quedará reducido a unos pocos, a pesar de haber sido como las estrellas del cielo por tu multitud, todo ello por no obedecer la voz del Eterno tu D-s.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s