Guerra y Paz – Judaísmo y otros “ismos”

Por: Dr. Itzhak Calafi

Bereshit 6:11- 14: Y la tierra se había corrompido ante D-s y estaba colmada de violencia. Y vio D-s que la tierra era corrupta, pues todo ser viviente se había corrompido en su camino en la tierra. Y le dijo D-s a Nóaj: “Para Mí ha llegado el fin de toda carne, porque la tierra está llena de violencia por su culpa. He aquí que los destruiré con la tierra.

 D-s destruirá la humanidad a través del Diluvio, permitiendo que se salve únicamente un pequeño remanente: Nóaj, sus tres hijos Shem, Jam y Iáfet y sus respectivas esposas.

El investigador H. S Bellamy reunió quinientos relatos de prácticamente todas las culturas humanas que hablan de un Gran Diluvio. La posibilidad de que las omnipresentes leyendas fueran ciertas se alimenta, hoy, de datos geológicos y arqueológicos, comenzando por los numerosísimos sedimentos marinos depositados en altas montañas. Diluvio Global o Universal del cual  hay más de quinientas referencias[i] y evidencias científicas[ii]

 El objetivo del artículo no es centrarse en el Diluvio y su veracidad, lo que no es discutido por casi nadie, sino en la razón que da la Torá sobre este acontecimiento universal. La Escritura ofrece como razón para destruir la humanidad la violencia, la violencia entre humanos, que llegó a tal punto que corrompió la tierra.

 Exaltación de la Violencia

 Desde sus albores la humanidad ha estado ligada con la violencia entre humanos. Caín se alzó contra su hermano Hével y lo mató.

La violencia y la guerra es la más antigua de las relaciones interhumanas. Según Richard Holmes[iii], la guerra es una experiencia universal que comparten todos los países y todas las culturas. Sun Tzu[iv] escribió que “La guerra es el mayor conflicto de Estado, la base de la vida y la muerte, el Tao de la supervivencia y la extinción. Por lo tanto, es imperativo estudiarla profundamente”. Karl von Clausewitz [v]afirmó que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”.

 En todos los mitos etiológicos sobre la génesis de la humanidad de los diversos pueblos y en todas las religiones, excepto en el judaísmo,  se aceptará la violencia y la guerra entre los hombres, en la que participarán los dioses de los panteones, como algo normal, humano y divino, y no será considerado indigno o inmoral. La violencia y la guerra serán exaltadas y admiradas, y nunca reprobadas moralmente. La violencia contra el débil, contra el “enemigo”, contra la casta inferior, contra la mujer, contra los niños, contra los esclavos, contra sus pares, y el vencedor será digno de ser admirado.

Se rechazará al enemigo en cuanto enemigo, pero se le comprenderá y admirará como ser humano violento. No se reprochará la violencia de ningún tipo ni la guerra, estas quedarán justificadas por la conducta de los mismos dioses, que mienten, seducen, cometen adulterio, tiene relaciones incestuosas, y matan y roban, por conveniencia. Es más, el comportamiento violento, incestuoso, sacrificial de los dioses es el que justificará el correspondiente y correlativo en los humanos. Los cantos épicos sobre los héroes de la mitología griega[vi] se centrarán sobre aquellos que venzan y mueran gloriosamente, por lo que serán llevados al altar de la inmortalidad los jefes militares y los guerreros más belicosos. La mitología griega ha ejercido una amplia influencia sobre la cultura, el arte y la literatura de la civilización occidental y sigue siendo parte del patrimonio y lenguaje cultural occidentales. La Antigua Roma incorporará los mitos del panteón y Olimpo griego. Los militares invictos serán elevados a los altares de la inmortalidad y de los semidioses o dioses. La piedad y misericordia serán consideradas debilidad, decadencia, falta de virilidad. Sólo aquellos que aman la inmortalidad amarán la violencia y la guerra. Los antiguos romanos estaban orgullosos de luchar y se sentían muy involucrados con la guerra[vii] y la violencia. La Pax Romana será impuesta por el Imperio romano a los pueblos por él sometidos, y se referirá exclusivamente al interior de las fronteras imperiales. La Pax Romana era una paz armada que se regía por la violencia de las espadas romanas.

Los griegos y romanos guerreaban apoyados por la diosa Atenea[viii] y Minerva[ix], respectivamente, en guerras “justas”, o bien apoyados por Ares[x] y Marte[xi], respectivamente, en guerras “destructivas y en luchas y violencia gratuita”. El circo romano será la fiesta de la crueldad y violencia del hombre contra el hombre y de las fieras contra el hombre.  Los dioses egipcios [xii]también eran violentos y guerreros, incestuosos y se asesinaban entre ellos. El panteón Shinto de la mitología japonesa se compone de una colección de más de ocho millones de dioses (kami)[xiii], en la que los dioses combaten entre si, así como también ocurre en la mitología china.[xiv]

En todo el Extremo Oriente y Oceanía, existía un dualismo cosmológico oponiéndose dos principios, por una parte la luz, el sol y el fuego, por otra parte la oscuridad, la luna y el agua. La guerra entre estos contrarios es el generador de todas las cosas. La guerra y la violencia no son inmorales, son necesarios y justos. Son perjudiciales sólo y únicamente cuando el perjudicado es uno mismo. En todas las culturas de la humanidad, excepto en el judaísmo, la población se organizaba por la tríada rey-sacerdotes-guerrero, o sacerdote-guerrero-labrador. El judaísmo considera que todo el pueblo es sacerdote del Eterno.

 No sólo en la antigüedad, también hoy la violencia es una constante, no sólo en el comportamiento humano, sino también un valor al que se le ha exaltado y respetado.

Los grandes y violentos conquistadores de todos los imperios han sido encumbrados a los más altos lugares de la memoria colectiva de sus respectivas naciones: Sargón, los Faraones, Nabucodonosor, Alejandro el Magno, Cesar, Tito, Adriano, y tantos otros emperadores romanos, Anibal, Napoleón, Robespierre, Stalin, Mussolini, Muhammad, y un largo y extenso elenco de guerreros, conquistadores, todos ellos extremadamente violentos que ensalzaban como la mayor virtud la guerra y la violencia.

Los arcos de triunfo, las paradas militares, la fascinación que produce en la población los filmes y novelas sobre la violencia y la guerra, son fruto de este culto a la violencia.

Las Cruzadas, los islamikazes –shahids- que son el orgullo de los islamistas, han mostrado el culto a la violencia con “justificación” religiosa.

Corán 47:4: Cuando sostengáis, pues, un encuentro con los infieles, descargad los golpes en el cuello hasta someterlos. Entonces, atadlos fuertemente. Luego, devolvedles la libertad, de gracia o mediante rescate, para que cese la guerra. Es así como debéis hacer. Si Alá quisiera, se defendería de ellos, pero quiere probaros a unos por medio de otros. No dejará que se pierdan las obras de los que hayan caído por Alá.

Bujari: V4B52N46: Yo escuché al apóstol de Alá [Muhammad] decir: ‘El ejemplo de un muyahiidin [combatiente musulmán] en la Causa de Alá – y Allah sabe mejor que quien realmente se esfuerza por Su Causa – es como una persona que ayuna y reza sin parar Alá garantiza que Se admitirá la Mujahid en su Causa en el Paraíso si es muerto, de lo contrario se le volverá a su casa sano y salvo con las recompensas y botín de guerra”

Bujari: V4B52N44: “Un hombre vino al Mensajero de Alá [Muhammad] y dijo:” Instruyeme en a un acto de igual a igual al Yihad en la recompensa. “Él respondió: “No veo un hecho semejante.”

Bujari: V1B2N25: “Se le preguntó al apóstol de Alá ¿Cuál es la mejor acción? Él respondió: “Creer en Alá y en Su Apóstol Muhammad” El interrogador le preguntó: “¿Cuál es la mejor opción en bondad? Él respondió: “Participar en el Yihad, la lucha religiosa por la causa de Alá”.[xv]

La cultura de la violencia y de la muerte todavía permanece en el corazón de muchos seres e ideologías. El martes 18 de octubre de 2011 fue liberado a Gilad Shalit[xvi] a cambio de 1027 terroristas, y los árabe-palestinos y su dirigencia celebraron y vitorearon a los asesinos y violentos islamistas que habían sido condenados a cadena perpetua por el asesinato de judíos por el mero hecho de ser judíos.

 Shalom

Para la mitología griega, romana, y de tantas otras culturas milenarias, la superioridad se asienta en las armas y en los ejércitos imbatibles. Para el judaísmo todos somos hijos del los mismos padres, Adam y Javáh, como hemos visto en Bereshit, y la superioridad moral es vencer el mal, en obrar el bien, lo que le hará aceptable al Eterno, ya el hombre puede dominar el pecado que le tienta, como advierte y aconseja el Eterno a Caín[xvii].

 En Pirkei Avot se dice: “¿Quién es valiente?  El que controla su instinto (del mal)”, como está escrito: ‘Es mejor el que no se apresura en enojarse mas que el valiente y quien domina su espíritu más que el que conquista una ciudad’ (Mishlé -Proverbios- 16:32)[xviii]. Es decir, quien se sobrepone a si mismo y puede evitar caer en el pecado aún si su Yetser (instinto) lo induce a pecar, es denominado “valiente” (Guivor”).

 En el judaísmo es la violencia entre los humanos lo que corrompió la tierra y fue la causa del porqué D-s quiso destruir la humanidad. D-s quiere el Shalom.

El judaísmo es la única religión que en su cosmogonía y génesis de la humanidad rechaza la violencia como una virtud, como algo necesario y como algo a lo que hay que admirar. En todas las cosmogonías la violencia es algo normal y no rechazable, y aquel que violentamente se eleva sobre el resto de los humanos es un héroe y semidios.

La paz es lo más importante en el judaísmo, y la bendición de los cohanim a Am Israel finaliza con “Que el Eterno eleve Su rostro hacia ti y te conceda la paz”.[xix]

 Violencia versus Shalom

A pesar que David tuvo que combatir al invasor filisteo para defender a Am Israel, por el mero hecho de haber derramado sangre, aunque fuera justificado, no pudo construir el Templo de Jerusalem[xx]. Las piedras del Templo, edificado por su hijo el Rey Salomón, no pudieron ser cortadas con hierro[xxi], ya que este representa la muerte y la violencia. El Shalom, la paz, es lo más importante en el judaísmo. El Mashiaj es llamado Príncipe de Paz [Yeshayahu 9:5-6] para que su dominio se incremente, y de la paz no haya fin sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo, por la justicia y por la rectitud, desde ahora y para siempre.

El invicto Rey David es recordado por su pueblo, Am Israel, como Rey ungido del Eterno y reconocido rey por las doce tribus, de quien vendrá el Mashiaj, autor de un gran número de Salmos, el que constituyó Jerusalem como capital de Israel y quiso construir el Templo. El reinado de David representa la formación de un Estado Judío cuya constitución será la Torá, con su capital política y religiosa en Jerusalem y la institución de un linaje real que culminará en la era Mesiánica con el Mashiaj. David como nieto de una conversa (Rut) es tomado como prueba de la importancia de los conversos dentro del judaísmo. El hecho de que D-s no le haya permitido construir un templo perpetuo es tomado como prueba del imperativo judío de paz en asuntos de estado. La Torá muestra que ningún hombre es perfecto y explicará el caso trágico de su inexcusable toma de Bat-Sheba, la pérdida de su hijo, la muerte de Uriyá jeteo, la fuerte amonestación de Natán.

A diferencia de la consideración que tiene el judaísmo sobre el gran Rey David, este es casi únicamente recordado por cristianos y musulmanes por haber vencido a Goliat y a los filisteos. Cristianos y musulmanes prácticamente tendrán únicamente fascinación de su combate contra el gigante.

 El Shalom, la búsqueda de la paz, es un imperativo moral en el judaísmo, a diferencia de todas las otras religiones y culturas.

 A diferencia de todos los “grandes” reyes y emperadores de la humanidad, el Rey David no se propuso conquistar un vasto imperio, sino como él mismo dice en Salmos 122:6-8: Orad por la paz de Jerusalem. Prosperen quienes te aman, y haya prosperidad en tus palacios. Por mis hermanos y mis compañeros, yo diré ahora: “Sea la paz contigo”. Por la Casa del Eterno nuestro D-s, buscaré tu bien.

 Amén veamén.


[ii] La teoría de la catástrofe de Toba, de Stanley H. Ambrose, explica que la población mundial se redujo a una mil parejas reproductoras, basándose en los datos obtenidos de fósiles, la arqueología y estudios genéticos, tras la explosión del supervolcán del lago Toba, en el norte de la isla indonesia de Sumatra, lo que originó un invierno volcánico global que pudo durar entre 6 y 7 años. Este evento habría reducido la población mundial a unas 1.000 parejas reproductoras.La evidencia genética sugiere que todos los humanos actuales, a pesar de la aparente variedad, provienen de un mismo tronco formado por una población muy pequeña (Adam cromosomal-Y).http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_la_cat%C3%A1strofe_de_TobaLos geólogos William Ryan y Walter Pitman, de la Universidad de Columbia, sobre la inundación del mar Negro, que durante la última era glacial pudo haber sido un lago de agua dulce cuyo nivel descendió considerablemente. Al terminar la era glacial, con el aumento del nivel de los océanos, la estrecha franja de tierra que lo separaba del mar Mediterráneo se habría erosionado causando una inundación catastrófica en toda la cuenca del mar Negro, que habría aumentado su nivel e inundado grandes extensiones de superficie en tal vez unas pocas semanas. Existen pruebas convincentes de que esta inundación del mar Negro ocurrió, pero el que sea el recuerdo de este hecho el que dio origen a las historias del Diluvio es mucho más controvertido.http://es.wikipedia.org/wiki/Diluvio_universalhttp://www.abc.es/20100428/cultura-arqueologia/diluvio-universal-201004281424.htmlLa historia sobre el diluvio bíblico, o su versión de Mesopotamia, no son las únicas historias sobre esta temática. Así, igualmente existen otras historias de diluvios en otras culturas del mundo. No obstante, hay que tener en consideración que “no existen pruebas” de que realmente estén relacionadas o que correspondan al mismo fenómeno, como sucede con la versión de Noé y la de Uta-na-pistim.Un grupo de Geólogos de la NASA basados en estudios preliminares han descubierto que existen indicios del impacto de un meteorito sobre la capa de hielo al Norte de Canadá. En estos estudios se encontraron capas de materiales, que constituyen comúnmente a los meteoritos, sobre las capas de hielo que tienen una edad aproximada de 10,000 años. Según estos científicos, el supuesto meteorito habría explotado en el aire, sin alcanzar el suelo. La gran explosión producida, habría liberado una cantidad de energía equivalente a miles de bombas atómicas. Esta energía, habría derretido grandes capas de hielo en segundos. Esta enorme cantidad de agua provocaría Tsunamis con olas gigantescas que se esparcirían por todo el mundo en cuestión de horas, provocando enormes inundaciones repentinas y permanentes en asentamientos humanos en las costas, y una elevación del nivel de los mares en todo el mundo.http://aquileana.wordpress.com/2008/01/28/el-diluvio-universal-en-las-tradiciones-mesopotamica-griega-judeo-cristiana-e-hindu/http://www.earthage.org/EarthOldorYoung/scientific_evidence_for_a_worldwide_flood.htm
[iii] Holmes Richard, La experiencia de la guerra, capítulo 13 de Soldados, BBC, Londres, 1985
[xvii][Bereshit 4:5-7]
[xix]Bamidbar 6:26
[xx] 1 Melajim 5:16-171 Divre Hayamim- Crónicas- 22:7-10
[xxi] 1 Melajim –Reyes- 6:7
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s